Cada día vemos como ocurren todo tipo de robos en las calles. Uno de ellos es el más temido, que nuestro coche o moto desaparezca. Por ello, un propietario de una motocicleta puede preguntarse si instalar una alarma en su moto es de utilidad. La respuesta es un rotundo sí.

Instalar una alarma es una de las opciones actuales de seguridad que más garantías ofrece. En especial, si la moto va a dormir en la calle, en vez de un parking vigilado, o va a pasar largos ratos o temporadas a descubierto.

Siempre que la moto esté en un lugar no seguro, la alarma es un elemento recomendable. Se ha extendido la creencia de que la alarma en una moto tiene más inconvenientes que ventajas, pero este análisis solo es válido con una alarma o una instalación deficiente.

Siempre que cuentes con la alarma adecuada, limitarás los intentos de robo a tu vehículo. Además tendrás cierta seguridad ante cualquier intento de robo, del mismo modo que ocurre con la alarma para un coche convencional.

¿Por qué sí es recomendable una alarma para tu moto?

Una motocicleta, por sus características, es mucho más fácil de robar que un coche o cualquier otro vehículo de cuatro ruedas. Su movilidad es mayor y, precisamente por eso, complementar su seguridad con una alarma es una de las mejores decisiones que puedes tomar.

Las alarmas, actualmente, no solo son elementos sonoros que avisan de un movimiento o incidente anormal. Son sistemas integrados a una centralita que te permiten conocer siempre el estado de tu moto.

Son sistemas que, en primer lugar, desincentivan el ataque y ponen en alerta al ladrón. Lo más probable es que trate de huir del lugar, pero además son sistemas de conexión e información, que te permiten conocer ubicación, hora y circunstancias del incidente.

Las alarmas pueden incluir sonido, alarma a una conexión móvil, sistema de localización de GPS incorporado e incluso mecanismos de inmovilización de la moto.

Ante todas estas prestaciones existentes ya en el mercado, y siendo el vehículo más vulnerable, las motos merecen el mayor cuidado.

Además del sonido de la alarma y su efecto persuasivo. Siempre que tengas la moto aparcada cerca, te permitirá saber en un instante si a tu moto le está pasando algo: un golpe en el aparcamiento, alguien que se sienta como si fuera un banco, etc.

¿Qué tener en cuenta para instalar una buena alarma para tu moto?

Las motos son vehículos especiales y tienes que pensar en sus características cuando te planteas instalar una alarma.

A diferencia de los coches, son más fáciles de mover y más fáciles de robar. Está claro que ni siquiera un buen sistema de alarmas es suficiente por sí solo para evitar un robo.

Podría serlo por su efecto persuasivo comentado, pero, además, es muy útil buscar alarmas que ofrezcan más prestaciones como la conexión a centralita, al móvil y la ubicación GPS.

Batería

Por otro lado, es importante buscar modelos de alarma que no consuman exceso de batería.

Este es un elemento clave, ya que es una de las quejas más recurrentes de usuarios de alarmas. Existen modelos avanzados que permiten consumos limitados de batería. Como ocurre con otros dispositivos, la batería es clave.

Sensores

Otro elemento interesante son los sensores de sensibilidad ajustables. Así, en función de los movimientos o roces que registre el sistema instalado en la moto, la alarma saltará con mayor o menor facilidad.

Localización

Una alarma antirrobo situada sobre el disco de freno de la moto, por ejemplo, te permitirá aparcar con total tranquilidad porque te avisará ante cualquier intento de movilizar el vehículo.

Un candado antirrobo siempre es un elemento de seguridad que va a ofrecer ciertas garantías, pero está un escalón por debajo de las alarmas para moto en la pirámide de la seguridad.

Evitar un robo al 100% y en todas las ocasiones nunca se puede garantizar, pero las probabilidades con una alarma son muchísimo menores. Eso sí, no olvides que la alarma es un complemento al candado. Ambos conseguirán que tu moto sea más fuerte frente a los ladrones.

La moto es el vehículo más vulnerable y, por ello, con más posibilidades de intentar ser robado. Un motivo más que suficiente para no escatimar en su protección, que será completa añadiendo una alarma, como la que llevan ya incorporados muchos vehículos.

Es un extra que merece mucho la pena. Algunos detractores consideran que el sistema no evita el robo y en el gasto de batería. Como te hemos explicado en estas líneas, el efecto persuasivo es fundamental para frustrar un robo, ya sea de una moto, de un coche o de una casa.

Además, la posibilidad de que el sistema de alarma te avise, así como toda la información que te proporciona, son ventajas más que suficientes como para apostar por estos dispositivos de seguridad.

En cuanto a la batería, existen modelos perfectamente compatibles que consumen poca batería. Como siempre recomendamos, fíjate en las características del producto y adquiere aquel que se ajusta más a tus necesidades (o las necesidades de la moto, en este caso).

Siempre que tu moto vaya a estar aparcada durante largos periodos en la calle merece la pena instalar una buena alarma, que puede evitar un robo. El balance coste/beneficio, teniendo en cuenta los precios de mercado de las alarmas actualmente, es claramente positivo.

Cuanto más difícil se lo pongamos al ladrón, menos posibilidades de que triunfe en su objetivo, así que una alarma con sirena, bloqueo de movimiento, conexión al móvil y GPS es lo más recomendable

Como ves, las formas de proteger tu moto son múltiples. A nadie le gustan los robos, por eso te recomendamos que extiendas la protección de tu moto a todo el hogar.

Desde HomeGO te ofrecemos todos nuestros dispositivos de seguridad para que estés cubierto al máximo y no tengas que preocuparte de nada estés o no en casa. Entra en nuestra web o llama al 900 822 500 y deja que te ayudemos.