Los ladrones conocen y utilizan diferentes técnicas para conseguir forzar las cerraduras de las viviendas y acceder al interior sin dejar huella. Sus métodos a menudo dependen del tipo de puerta y de cerradura con la que se encuentren.

No es ningún secreto que hay bombines de mayor y menor calidad, que resisten mejor o peor los intentos de traspasar el umbral.

La técnica del bumping, es una de las más utilizadas por los cacos desde hace décadas. De hecho, se trata de un método al que recurren, en primera instancia, los cerrajeros cuando un cliente llama porque ha olvidado dentro o ha perdido las llaves de su casa.

Para prevenir que alguien no deseado entre en tu casa tienes que estar preparado, por ello te vamos a enseñar qué es, cómo funciona y cómo podemos protegernos de esta técnica para abrir puertas.

¿Qué es el bumping?

A priori, es un método sencillo, relativamente silencioso y que prácticamente no deja huella, motivo por el que muchos ladrones recurren a él. Para llevar a cabo con éxito la técnica del bumping, es necesario contar con una llave especial. Estas son fabricadas para encajar en la mayoría de las cerraduras.

¿Cómo se abre la puerta? Esta llave, aunque encaje, no es suficiente para girar y abrir el bombín, debido a que sus muescas no encajan con los pistones del cilindro de la cerradura.

Por eso, una vez introducida esta llave, conocida como llave bumping o llave bump, hay que golpearla repetidamente hasta conseguir que roce los pistones y los haga saltar.

En ese momento en que será posible la apertura. Una vez saltan los pistones, es posible girar esta llave y abrir la puerta sin dejar huella.

Uno de los mayores problemas de seguridad al que nos enfrentamos es que conseguir estas llaves es relativamente sencillo. Internet, que nos ha traído una infinidad de cosas buenas, tiene la desventaja de permitir que se expliquen y difundan cuestiones como la técnica del bumping.

Debido a esto, en muchas páginas webs se pueden encontrar vídeos y textos explicativos donde te indican cómo fabricar o dónde conseguir una llave bump, además de cómo utilizarla. Ante esto, es muy importante y necesario saber qué hacer para evitar el bumping en nuestro domicilio.

Cómo evitar el bumping

Una vez sabes cómo funciona esta técnica, es vital saber cómo combatirla. Evitar el bumping no es una tarea sencilla, sobre todo si los ladrones son profesionales.

Sin embargo, hay determinados tipos de puertas y bombines que puedes instalar en la entrada de tu domicilio que son más difíciles de abrir.

Lo más recomendable es hacerse con una puerta blindada y una cerradura antibumping. En caso de que la puerta supere el presupuesto instala únicamente la cerradura. No obstante, antes de que salgas corriendo a comprar esta cerradura de seguridad, vamos a hacerte una serie de consideraciones.

La resistencia al método del bumping se basa principalmente en la calidad de su cilindro. Por ese motivo, cuando te ofrezcan una cerradura antibumping, es vital que te asesores con un profesional acerca del modelo que lleve incorporado.

Los hay de distintos precios y calidades, y en este caso te conviene hacerte con el mejor posible si no vas a poner una puerta blindada. Una vez elegida la cerradura ideal, que también dependerá de factores como el nivel de riesgo de tu domicilio, debes saber que ninguna de ellas es 100% eficaz.

La ventaja de las cerraduras antibumping, más que el hecho de que sean imposibles de forzar (ninguna lo es), es que resisten a esta técnica durante mucho más tiempo.

En ocasiones, en materia de seguridad, lo importante no es contar con elementos que impidan el robo, sino que lo retrasen lo máximo posible. ¿Por qué? Los ladrones, y en especial los profesionales, siempre van a buscar objetivos en los que sea posible cometer un robo rápido y limpio, es decir, sin dejar huella.

En caso de que instales una cerradura antibumping, lo más probable es que un delincuente que intente forzarla, abandone rápidamente el intento al comprobar que esta no cede con facilidad.

El mayor peligro de la técnica bumping

Obviamente, dedicar nuestros esfuerzos a evitar el bumping merece la pena. Sin embargo, y como decíamos antes, nada es 100% infalible a la hora de evitar un robo.

Esto es algo que preocupa a unos más que a otros porque muchos contamos con seguro del hogar, que entre sus cláusulas de cobertura incluye el robo del domicilio. De hecho, si roban algún objeto personal, basta con denunciar a la policía y dar parte al seguro.

Y es en esta cláusula donde reside el peligro de la técnica bumping. Como ya hemos explicado se trata de un método que, en caso de tener éxito, no deja rastro debido a que la cerradura no queda forzada.

Por tanto, puede que esto afecte a nuestra denuncia ya que muchos de ellos excluyen en muchos casos la cobertura de robo si no hay ninguna señal de violencia en la entrada de la vivienda.

También existe la posibilidad de protegerse contra esta cobertura instalando cámaras de seguridad en tu casa aparte de contar con una cerradura antibumping. Grabar imágenes en tu domicilio es perfectamente legal, y te servirá como prueba de haber sufrido un robo en tu vivienda.

Cuando hablamos de seguridad, ningún dispositivo por sí solo resulta infalible, pero combinar varios de ellos hace que esta aumente considerablemente, en la mayoría de los casos hasta el punto de que los ladrones desistan por la dificultad de acceder a tu domicilio.

Desde HomeGO te animamos a que eches un vistazo a nuestro catálogo para proteger por completo tu hogar. Puedes encontrarlo en nuestra web o llamando al 900 622 532.