Actualmente, decenas de servicios que usamos a diario funcionan a través de contraseñas. Por eso es fácil que te olvides del código en un momento crítico o de máximo estrés (como podría ser un robo).

Sin embargo, olvidarte de la clave de seguridad de tu sistema de alarmas puede ponerte en una situación comprometida y de vulnerabilidad que debes evitar.

Al mismo tiempo, no puedes permitirte el lujo de poner en tu sistema de alarmas de casa una contraseña básica que repita números (1111), venga dada por defecto (0000) o sea una sucesión numérica fácil (1234).

También deberías evitar poner fechas clave como, por ejemplo, tu año de nacimiento. ¿Cómo conjugar entonces la complejidad de una clave con la facilidad para recordarla?

Te damos algunos consejos básicos de lo que sí debes y no debes hacer a la hora de elegir una buena contraseña para tu sistema de alarmas del hogar.

Consejos para escoger una buena contraseña para la alarma

Un sistema de alarmas instalado en casa proporciona una seguridad y una tranquilidad que permite estar despreocupado ante posibles robos o incidentes no deseados.

En todo momento el sistema está conectado a una Central Receptora de Alarmas (CRA), de manera que puede lanzar un aviso en cualquier momento delicado. Lo más común, en sistemas de alarmas, es que estas estén dotadas de un PIN de seguridad compuesto por cuatro números.

En este caso, si la alarma nos permite solo claves numéricas, existen miles de combinaciones y, en el caso de poder insertar caracteres son millones las posibilidades.

Por ello, quedarse en números básicos, una secuencia o una clave fácil de adivinar es un error que, en este caso, puedes pagar muy caro. ¿Cuál es la probabilidad de que un ladrón adivine la contraseña de tu alarma?

Nunca pongas una secuencia numérica

La primera regla de oro para elegir una contraseña es evitar las secuencias numéricas. Son fácilmente adivinables y el ladrón puede tardar segundos en desactivar tu sistema de alarma.

Aunque este consejo pueda parecer muy básico son miles de personas las que todavía ponen secuencias como 1, 2, 3, 4 como contraseña de seguridad. ¡Evita ser una de ellas o tu alarma será fácilmente manipulable!

Cambia la contraseña que viene por defecto

Es lo primero que tienes que hacer cuando instales un sistema de alarmas en casa: cambia la contraseña, pon una tuya, personalizada, que podáis recordar los miembros del hogar.

Si no lo haces, lo más probable es que la contraseña sea 0000 y cualquier persona que quiera acceder a tu casa ilegalmente puede hacerlo solo con probar esta clave: Te aseguramos que es una de las primeras que van a introducir para intentarlo.

Evita años de nacimiento o fechas señaladas

Otra pauta básica de ciberseguridad es evitar siempre incluir en las contraseñas datos señalados y conocidos sobre ti. En el caso de los sistemas con claves de 4 dígitos, evita poner tu fecha de nacimiento o la de alguna de tus hijos.

Los ladrones trazan una estrategia para allanar un domicilio. Una de ellas es la de investigar quién eres, dónde trabajas y tus hábitos de entrada y salida de casa. Para desactivar la alarma, lo primero que probarán serán vuestras fechas de nacimiento.

Además, con las redes sociales a veces hacemos la tarea más fácil, por eso, también es importante tener en cuenta unas pautas básicas de uso y seguridad en Internet y los perfiles de redes sociales.

No repitas la misma contraseña para varios servicios

Por último, entre las cosas que no debes hacer cuando eliges tu contraseña para el sistema de alarma está la de no repetir la contraseña que ya tienes en otros servicios.

Perfiles de redes sociales, el banco, el correo electrónico, el sistema de alarma, tenemos miles de contraseñas. Cada una de las contraseñas que utilizas tiene que ser diferente y lo suficientemente segura para no adivinarla en un santiamén.

La pregunta consecuente en este momento es: ¿Cómo consigo tener una docena de contraseñas complejas, que cumplan requisitos de ciberseguridad, y acordarme de todas ellas? Te enseñamos algunos trucos.

Cómo elegir una buena contraseña para la alarma de casa

La mejor contraseña de seguridad es la que no tiene nada que ver con tu vida, ni con tus otras aplicaciones. Para muchos servicios, una buena contraseña es aquella que tiene al menos 8 caracteres y combina números, letras, mayúsculas, minúsculas y símbolos.

Sin embargo, en el caso de los sistemas de alarma y videovigilancia, muchas veces, como hemos comentado, la contraseña es una clave numérica de cuatro dígitos.

En estos casos puedes seguir varios trucos o reglas nemotécnicas que te ayudarán a ti y a tu familia a recordar siempre la contraseña, hasta en los momentos más complicados.

Elige números aleatorios y únicos

Tu clave de la alarma debe de ser un número de 4 cifras aleatorias sin ninguna relación con tu vida. Tampoco conviene que haga referencia a tus seres cercanos, ni con el año en el que vives, ni con el año en el que naciste, o te casaste, o tuviste a tu hijo.

Cuatro números diferentes y únicos, que no uses en ningún otro lugar, de otro modo si descubren una de tus claves te expondrás totalmente y abrirás la casa a los delincuentes.

Asocia letras con números y recuerda un concepto clave

Uno de los trucos más utilizados es asociar letras con números concretos, de manera que “Casa” si la C=3, A=1, S=9, sería 3191.

También puedes usar varios temas interconectados en la misma clave y que tengan relación con la casa: 3 habitaciones, 4 habitantes, 2 baños, 8 sillas”, 3428.

Sigue los mismos patrones para elaborar tus contraseñas

Un truco también muy recurrente es pensar en un evento de tu vida y crear una contraseña en torno a él.

Por ejemplo, la fiesta de verano en Cádiz de 2018. De ahí, sacas: 20SUMMER-cadiz18!. El día que montaste en globo en la Cappadocia en "2022: 20BALLOON-turquia22!".

Mezclar idiomas dentro de la contraseña es otro buen consejo, aunque en función de si el sistema de alarmas acepta caracteres alfanuméricos, la estrategia puede ser, o no, aplicable.

Aplicando estos consejos conseguirás aumentar la seguridad de la alarma de tu casa, pero si quieres también mejorar la protección general de tu hogar, hay más dispositivos que te pueden ayudar a ello.

Desde HomeGO te ofrecemos nuestros conocimientos y catálogo para que escojas el servicio que mejor se adapte a ti. Entra en nuestra web o llama al 900 822 500 e infórmate.