El descanso de verano está a la vuelta de la esquina. Son muchos los que ya planean unas cortas o largas vacaciones sea yéndose de viaje o en sus segundas residencias. ¿Bueno? Sí. Pero también implica dejar la vivienda habitual vacía y exponerse a robos de ladrones.

Para evitar sustos y situaciones peligrosas, hay que buscar medidas de protección ante un intento de robo por parte de los delincuentes más habituales.

La solución más eficaz en este sentido es instalar una cerradura de seguridad. Mucho mejor si la combinas con una alarma (preferiblemente conectada a una CRA). Así, se avisará a las autoridades en caso de detectar la presencia de un intruso en el domicilio.

Sin embargo, es probable que no puedas permitirte todos estos elementos. Veamos qué alternativas puedes barajar para que tu casa esté igualmente protegida contra los ladrones.

Tipos de ladrones y modus operandi

Si no cuentas con el presupuesto necesario para instalar una alarma, sensores perimetrales, cámaras, una puerta blindada o cerradura de seguridad, hay otras medidas para engañar a los ladrones.

Disuadir a estos delincuentes no es siempre tarea fácil. Dependerá sobre todo del tipo que se haya decidido a robar tu casa. Lo más importante es entender que hay diferentes cacos y que no todos planean los robos igual. De hecho, no todos los planean realmente.

Debes conocer tipos de ladrones que existen más que nada por que todos tienen algo en común: su intención es la de acometer el robo en tu ausencia. Por tanto, hay una serie de medidas que puedes tomar para engañarlos ¡incluso si estás a distancia!

Qué hacer para engañar a los ladrones

La clave para disuadir a los ladrones de entrar en tu casa es hacerles creer que sigues estando en ella. Para ello, empieza por pedirle a algún vecino de confianza que se encargue de recoger tu correo mientras no estás. Los buzones llenos de cartas te delatan, así que mejor vacíos.

Tras todas estas medidas, solo debes preocuparte por una cosa más: dónde esconder tus objetos de valor para que no los encuentren.

Dónde esconder tus objetos de valor

Recuerda que te hemos hablado de un tipo de ladrón, el “interpersonal”, que puede llegar a aprovechar una visita para intentar robarte. El mejor engaño en estos casos es un buen escondite para tus objetos de valor que no se encuentre a primera vista.

El primer lugar en el que suelen mirar los ladrones son los cajones y armarios, por lo que para despistarlos tendrás que buscar algo diferente. Para empezar, cambia la estancia habitual.

Por ejemplo, si lo normal es guardar las joyas en un joyero de tu habitación, puedes meterlas en algún bote de la cocina, donde es poco probable que busquen. Suma a este consejo las cajas o cajones con doble fondo. Recuerda colocar las joyas en sitios poco frecuentes como la cocina o el baño.

De este modo, y dado que disponen de poco tiempo, si no encuentran lo que buscan en un primer vistazo, es bastante probable que abandonen la búsqueda.

Tampoco descartes el uso de una caja fuerte, aunque si decides comprar una no la dejes completamente a la vista, ya que por segura que pueda parecerte los ladrones tienen métodos para forzarlas.

Desde HomeGO te aconsejamos invertir en seguridad para evitar sustos innecesarios. Entra en nuestra web o llama al 900 822 500 y hazte ya con tu sistema de protección para tu casa.