Llega el verano, el calor… y con ello, la ansia por irse de vacaciones . Esta situación te va a permitir descansar y desconectar como te mereces, pero, ¿qué pasa si en tu ausencia te intentan robar la casa? Unos consejos de seguridad que en las vacaciones de verano te vendrán genial para despreocuparte al 100%.

Ante el incremento de allanamiento a casas deshabitadas, especialmente en vacaciones, es fundamental que sigas una serie de hábitos preventivos bastante sencillos que posiblemente te aparten del radar de los ladrones.

Este tipo de delincuentes, o bandas, trabajan siempre con el mismo modus operandi. De hecho, hay ciertas señales que pueden ponerte alerta y algunas otras precauciones que debes tomar si no quieres convertirte en el blanco de sus delitos.

No serías ni el primero ni el último que se marcha de casa pensando en el descanso y a la vuelta se topa con un marrón del quince; denuncias, daños en el inmueble, desaparición de objetos de valor. Y luego, la paranoia: ¿qué pasa si me vuelven a robar? Toma cartas en el asunto.

Consejos para mantener tu casa segura en las vacaciones de verano

1. Si vas a estar fuera unos días: puertas y ventanas cerradas

Lo primero: cerrar bien puertas y ventanas. Parece obvio, pero quizás no lo sea tanto… A veces, dejar ciertas persianas subidas supone un riesgo adicional. Facilitas la entrada del ladrón que solo tendrá que romper la ventana para acceder al interior.

Las puertas y ventanas siempre han de quedar bien cerradas. Mejor que mejor si cuentas con un sistema de alarmas, que debe mantenerse encendido a lo largo de toda tu ausencia, sea lo larga que sea.

2. Que tu vivienda parezca habitada es el mejor método disuasorio

Ni tanto ni tan calvo. Una casa totalmente cerrada, con todas las puertas y persianas bajadas a cal y canto da muchas pistas a los ladrones. Te ven tres días seguidas con todo cerrado y adivinan ipso facto que no estás presente en ese momento.

¿Qué hacer entonces? ¿Cómo hacer compatible el cierre de puertas y ventanas con la necesidad de dar la sensación de vida dentro de la casa? Existen ciertos métodos que pueden ser útiles, pero siempre depende de la casa.

Uno de ellos es pedir a algún conocido que se pase aleatoriamente algún día de la semana a generar actividad; por la mañana, otro por la tarde… Varias ocasiones a diferentes horas. Puede ser un familiar, un amigo, un vecino o la persona de la limpieza.

Ahora bien, un primer piso en el centro de una gran ciudad tendrá menos peligro en el caso de dejar persianas subidas, que una casa en el campo. Para estas segundas viviendas se pueden instalar ventanas antirrobo.

En el caso de la casa en un entorno rural o en uno poco transitado, la clave está en dejar subidas las persianas superiores. Hay detalles que pueden hacer sospechar de la presencia de alguien en la casa: el felpudo, jarrones de flores, etc.

Además, si vives en un piso, no olvides decirle a la de la limpieza que devuelva el felpudo a su sitio: es otra pista innecesaria de que por allí no ha pasado nadie a lo largo de los días.

3. Pide a un vecino que recoja tu correo y si vives fuera del casco urbano, refuerza la vigilancia

Los buzones son otra de las muestras más claras de tu paso (o ausencia) por la vivienda. Por eso te recomendamos que le pidas a un vecino que recoja el correo asiduamente. Así no generas esa sensación de abandono de un buzón hasta arriba.

Aunque esta medida también depende mucho de tu vivienda y de ti mismo. Hay gente que, a día de hoy, con el correo electrónico, apenas recibe cartas en papel. Esto, claro no marca la diferencia.

4. Si dejas objetos o documentos de valor, guárdalos en un lugar seguro

Cuando vas a irte de casa por una temporada, además, es útil que metas todos tus objetos de valor en una caja fuerte. Si no dispones de ella algún lugar fuera del alcance de la vista general es útil. Así, si consiguen entrar no se llevan los objetos de mayor valor.

5. Evita comentar tus planes de vacaciones con desconocidos o en las redes sociales

Una de las recomendaciones más necesarias en estos tiempos digitales es no publicar tus planes a los cuatro vientos. Las redes sociales son un instrumento de gran utilidad para los ladrones, pues les proporciona una valiosa información.

Cómo, dónde y por cuánto tiempo vas a dejar tu casa: con quién te vas y dónde vives. ¿Qué más necesitan? Del 10 al 20 de julio saben que estarás a miles de kilómetros con tu pareja , entonces ¿quién cuidará la casa?

Para el ladrón menos avispado esta información es como darle las llaves de tu casa y abrirle las puertas de par en par. Saben cuándo tienen que actuar y saben que no tendrán resistencia para hacerlo.

6.Abrir tu puerta o el portal a desconocidos compromete tu seguridad y la de tus vecinos

Uno de los hábitos que cada vez adoptamos más es el de abrir la puerta del portal al primero que llama al telefonillo. La proliferación de servicios de paquetería, Amazon y otras empresas nos ha empujado a ello, pero hay que tener cuidado.

Si no esperas un paquete, no abras a aquel que llama a tu portal diciendo que es repartidor. En caso de ser un ladrón puede pasearse por el portal analizando los buzones, nombres de los vecinos, características de las puertas, etc.

7. Si encuentras la puerta de tu casa abierta o una ventana rota, no entres

Si te vas de vacaciones y a la vuelta te encuentras cualquier anomalía, no entres. Lo primero que debes hacer es llamar a la Policía Local o a la Guardia Civil e informarles de lo ocurrido.

Es la mejor manera de que sean capaces de seguir la pista de los ladrones y, en última instancia, pararles los pies. Para la Policía y la Guardia Civil las pruebas son fundamentales, así que no dudes en empezar por ahí antes incluso de entrar en casa.

8. La colaboración ciudadana anónima contribuye a la seguridad de todos

Si, por el contrario, todavía no te has ido de vacaciones, o no te vas a ir, pero ves algo extraño en el edificio, no dudes en dar la voz de alarma o de llamar a la Policía si es necesario.

Mejor alertar en exceso que pensar que eso no va contigo. Aunque no te afecte directamente, sí va contigo. En otra situación la víctima podrías ser tú.

9. Para los ladrones, todos los ojos son cámaras de seguridad. Si ves algo extraño, da aviso

Los ladrones no desean ser vistos, ni por cámaras de seguridad ni por nadie. Ser testigo de algún intento de allanamiento te convierte en responsable; tendrás que dar aviso lo antes posible a Policía o Guardia Civil.

Por supuesto, tienes que priorizar tu propia seguridad, pero si ves algo extraño: no dudes en alertar a tu entorno. Realízalo desde un lugar seguro para ti y fuera del alcance de los ladrones.

10. Y recuerda, si un ladrón entra en tu casa, nunca le hagas frente

Por último, un consejo clave: jamás te enfrentes a un ladrón. Puede ir armado y es fundamental cuidar tu integridad física y la de los tuyos por encima de cualquier otra cosa.

Lo normal es que un ladrón intente entrar en tu casa cuando tú no estés, pero si no es el caso, intenta huir y llamar a la Policía lo antes posible. Los daños materiales casi siempre se pueden reparar

Esperamos haberte ayudado con estos diez consejos para mantener tu casa a salvo durante las vacaciones. Entra en nuestra web o llama al 900 622 550 y deja que HomeGO sea tu principal aliado para cuidar lo que más te importa.