Se podría decir que nuestros bienes más preciados y valiosos suelen estar protegidos con llave. Tanto la vivienda como la mayoría de los coches, cuentan con cerraduras, lo que nos otorga la responsabilidad de ser cuidadosos con ellas.

Perderlas no solo supone la imposibilidad de acceder al interior, sino que en las manos equivocadas, puede ser peligroso.

El problema es que, debido a su tamaño y a que se trata de un objeto que siempre llevamos con nosotros. Por desgracia son un elemento muy susceptible de extraviarse. En este artículo, vamos a explicarte cuáles son las implicaciones de perder las llaves.

Además, te ofreceremos algunos consejos para evitar que suceda y qué debemos hacer en caso de que, finalmente, no podamos encontrarlas.

Qué hacer para no para no perder las llaves

Los consejos para evitar la pérdida de las llaves, ya sean de casa, de la oficina o del coche, están llenos de obviedades. Está claro que, uno de los métodos más eficaces, es guardarlas siempre en el mismo lugar.

Como ya hemos dicho antes, se trata de un objeto que uno siempre suele llevar encima, por lo que lo mejor es buscarles un lugar fijo tanto en casa como en el trabajo.

Si sueles llevar bolso y estás acostumbrado o acostumbrada a cambiarlo con frecuencia. Fíjate siempre en que haya un bolsillo específico en el que se puedan guardar, queden protegidas y sea de fácil acceso.

Lo ideal es que tenga un cierre con cremallera y sea interno, lo que evitará que estas puedan caerse y se acaben extraviando.

Es importante crear una rutina en la que siempre las guardes en el mismo sitio. Al salir de casa, mételas en tu bolso inmediatamente y, si es necesario, comprueba que están ahí las veces que sea necesario.

No las saques hasta que vuelvas a tu domicilio y, una vez dentro, guárdalas en el cajón o lugar asignado para no perderlas. Aplica esto mismo a las llaves del coche, que solo debes sacar cuando vayas a conducirlo.

En el momento de aparcarlo, repite la rutina que sigues con las llaves de casa, guardándolas en tu bolso, mochila, etc., y búscales un lugar fijo en tu vivienda.

Los llaveros no sirven únicamente para unir varias llaves, sino que algunos cuentan con herramientas para no extraviarlas. Puedes conseguir uno que pueda engancharse al bolso, lo que reducirá las posibilidades de que se caigan y pierdan.

Además, existen llaveros muy sofisticados que cuentan con un localizador, para poder encontrarlas con una app. Si eres alguien de naturaleza muy despistada, quizás te convenga valorar esta última opción.

El peligro de perder las llaves cerca de casa

La pérdida de las llaves puede tener implicaciones peligrosas, aunque esto depende de las circunstancias.

Está claro que a veces, a pesar de poner todo nuestro empeño en ser cuidadosos, podemos tener un accidente y extraviarlas porque se nos caen del bolso o incluso alguien las roba.

Hay que tener claro que la situación es especialmente grave si las llaves se han perdido en un lugar cercano a la cerradura que abren.

Por ejemplo, si perdemos de vista las llaves del coche en la misma zona donde está aparcado, quien las encuentre lo tendrá mucho más sencillo para robarlo, siempre que se trate de alguien con malas intenciones.

Lo mismo sucede con las llaves del domicilio, motivo por el que además los expertos desaconsejan esconder una copia bajo una maceta o bajo el felpudo. Se lo estaríamos poniendo mucho más fácil al ladrón.

En este sentido, si queremos tener a mano una copia de seguridad por si perdemos la nuestra.

Siempre es preferible que la guarde una persona de absoluta confianza que esconderla en un lugar accesible.

Cómo actuar en caso de perder las llaves

Estos son algunos consejos que puedes seguir en el caso de no encontrar tus llaves:

Mantener la calma

Los nervios, en estos casos, no son nada buenos. Si vas a proceder a la búsqueda, es mejor que te relajes y mires primero en los lugares donde pueden estar con más probabilidad.

Cuando sucede algo así, lo más habitual es que las hayamos dejado en un sitio distinto del habitual y no lo recordemos, por lo que es importante permanecer tranquilo.

Haz un repaso mental de tus últimos movimientos

Lo mejor es aplicar la lógica, es decir, antes de nada intenta recordar cuál fue la última vez que las viste. Una vez lo consigas, repasa los lugares donde has estado desde ese momento.

Puede que se te hayan caído en el trabajo, haciendo la compra, etc. Si no ha sido cerca de casa, es posible que alguien las encuentre y las lleve a donde puedas recuperarlas.

Llama a la policía y dales una descripción

Cuando alguien encuentra en la calle o en algún lugar público llaves, cartera y otros objetos personales y quiere devolverlos, lo normal es llevarlos a la policía.

En caso de perder las llaves en la calle, lo conveniente es llamar a la comisaría más cercana, explicar lo sucedido y darles una descripción de tu llavero. Si aparecen allí, ellos mismos se pondrán en contacto contigo.

Cambia la cerradura

Si las llaves no aparecen rápido, lo mejor para preservar tu seguridad es llamar a un cerrajero y cambiar la cerradura. No olvides hacer copia de las nuevas llaves por si se vuelven a extraviar.

No añadir datos personales al llavero

Este consejo conviene seguirlo desde el principio. Aunque pueda parecer una buena forma de recuperarlas, es más seguro no señalar ningún dato personal como la dirección de nuestra vivienda en el llavero. Eso podría ponérselo en bandeja al ladrón.

Comprar un llavero con localizador

Como hemos mencionado antes, existen llaveros con pequeños gps incorporados que nos permiten acceder a la ubicación de las llaves desde una app.

Hay que tener en cuenta que su alcance es limitado, pero nos ayudará a encontrarlas si nos damos cuenta rápido de que las hemos perdido.

Algo tan común como perder las llaves, puede ocasionarnos un problema en el caso de que caigan en las manos equivocadas. Por ello, como este incidente puede pasarnos a cualquiera, lo mejor es proteger nuestro hogar como, por ejemplo, con cámaras de vigilancia.

Desde HomeGO estamos aquí para garantizar la seguridad de tu hogar, contacta con nosotros a traves de nuestra web o llamando al 900 822 500 y deja que te informemos de todos los servicios que ofrecemos.