Tener un coche nuevo es el deseo de muchos, algo por lo que muchos están dispuestos a trabajar duro y ahorrar.

Mientras que en el caso de algunas personas la compra de un vehículo es por gusto, para otros es una herramienta necesaria para poder desplazarse al lugar del trabajo, al colegio de los niños, etc. Cuando vamos al concesionario, suelen ofrecernos múltiples complementos para mejorar las prestaciones.

Entre esos complementos, destacan diversos sistemas destinados a impedir que nos roben el coche. Lo cierto es que, aunque pensemos que la posibilidad es muy baja, los robos de vehículos son más frecuentes de lo que se pueda imaginar, especialmente si sueles aparcar el tuyo en la calle.

Por eso, los sistemas antirrobo son una gran opción, aunque no necesariamente tienes que adquirir lo que te ofrezca un concesionario. Puedes encontrar opciones igual de fiables y más económicas por tu cuenta.

¿Qué es un sistema antirrobo para el coche?

Quizás al pensar en antirrobo nos vengan a la mente herramientas destinadas a bloquear las ruedas, volantes o pedales de nuestro vehículo con el objetivo de inmovilizarlo y que nadie pueda llevárselo.

Efectivamente, esto son sistemas antirrobo, aunque el avance de la tecnología nos ha proporcionado otras opciones más eficaces y menos aparatosas.

Esencialmente, un sistema antirrobo es cualquier herramienta destinada a impedir que sustraigan un coche.

Puede tratarse, como ya hemos mencionado, de cepos o bloqueadores, aunque en la actualidad pueden encontrarse otros más sofisticados. Eso sí, también se trata de opciones menos económicas.

La duda que surge con todo esto es: ¿cuál es el mejor?

La respuesta a esta pregunta no es totalmente objetiva. La realidad es que la mejor herramienta para impedir que roben tu vehículo es aquella que mejor se adapte a tus necesidades.

Eso sí, respetando unos criterios mínimos de eficacia. Veamos los diferentes tipos de sistemas que hay, y cuál es la opción más adecuada para ti.

Tipos de sistemas antirrobo para coches

1. Cepos para ruedas

Todo un clásico. Los cepos sirven para inmovilizar las ruedas de forma que el vehículo no pueda moverse.

No obstante, en caso de decantarte por esta opción que es muy atractiva porque resulta económica, es conveniente buscar uno de la mejor calidad posible, ya que los ladrones profesionales cuentan con mecanismos para extraerlos.

2. Barra antirrobo

Pueden colocarse en el volante, pedales o en la puerta. Al igual que el cepo, bloquea el coche impidiendo su movilidad.

Estos dos sistemas cuentan con una doble protección, ya que por un lado inmovilizan el vehículo y, por el otro, actúan como elemento disuasorio, especialmente teniendo en cuenta que los robos deben ser algo rápido.

Sin embargo, los expertos consideran que se trata de opciones obsoletas. Sin embargo, los mencionamos debido a su bajo coste, ya que si tu presupuesto es limitado quizá te parezcan una opción adecuada.

3. Inmovilizador electrónico

Los inmovilizadores electrónicos impiden que el coche se ponga en marcha sin la llave o un dispositivo remoto que reconozca el sistema. En caso de no disponer de ninguno de estos dos, los ladrones no podrían encender el vehículo de ninguna otra forma.

4. Máquina de humo

Sin duda se considera una opción poco ortodoxa, aunque resulta muy eficaz como elemento disuasorio. Se trata de una máquina con un dispositivo que detecta la apertura del coche a la fuerza.

En ese momento, la herramienta emite un humo que impediría al ladrón ver el interior del vehículo durante unos minutos, además de funcionar como elemento disuasorio.

Ambas opciones se consideran más eficaces que las primeras debido a la tecnología que ofrecen. Su eficacia dependerá de la calidad del dispositivo instalado. Dicho esto, las siguientes opciones se consideran, por parte de los expertos, las mejores para evitar el robo de un coche.

5. Localizador GPS

Se trata de la más ofrecida por parte de los concesionarios. Incluso algunas compañías de seguros ofrecen gratis la instalación del dispositivo. Esto se debe a su alta demanda, ya que además de permitirse saber cuál es en todo momento la ubicación de tu coche, cuentan con otras ventajas.

Los más sofisticados cuentan con un sistema conocido como geovalla, el cual se programa para activar una alarma en el momento en que el vehículo cruce cierto territorio. De este modo, si el ladrón intenta cruzar alguna frontera, autonómica o nacional, la alarma saltaría.

Además, disponen de sensores de movimiento que se activan en el momento en que el coche comienza a circular. Por tanto, la ubicación se transmite a una aplicación en tiempo real. Basta con instalarlo y descargar la app correspondiente en tu teléfono móvil.

6. Cortacorrientes

Esta opción es menos conocida que las anteriores, pero la OCU la considera la herramienta más eficaz contra el robo de vehículos. Los cortacorrientes cuentan con sensores programados para inmovilizar el vehículo de forma electrónica cuando sea necesario.

Para instalarlos, deberás acudir a un taller especializado que realice la programación correspondiente.

Qué opción elegir

Las dos últimas opciones son indudablemente las más eficaces, aunque no está de más que tengas todos los factores en cuenta.

A la hora de seleccionar el sistema antirrobo más adecuado para tu coche, lo recomendable es atender principalmente a dos criterios: el riesgo y el presupuesto. Para empezar, valora dónde se aparca tu coche habitualmente, es decir, cuánto tiempo pasa en la calle.

Si dispones de garaje en tu domicilio y en tu lugar de trabajo, es probable que la posibilidad de robo sea muy baja, por lo que un inmovilizador electrónico podría ser suficiente.

En caso de que tu coche pase más tiempo en la calle, la mejor opción es optar por un localizador o un cortacorrientes. En caso de que ambas opciones resulten demasiado caras, los cepos y barras serían una buena idea, aunque siempre te recomendamos combinarlos para mejorar su eficacia.

En todo caso, ten en cuenta que no se trata únicamente de proteger el vehículo, sino también de tu propia tranquilidad, algo en lo que, sin duda, merece la pena invertir.

Además de estas herramientas, desde HomeGO te ofrecemos muchos más servicios para proteger todo tu hogar. Entra en nuestra web o llama al 900 822 500 y descúbrelos.