Las cámaras de seguridad son el componente estrella de todo sistema de alarmas. De poco sirve contar con una instalación en la empresa o en casa que no sea capaz de captar qué está pasando.

En caso de robo, las cámaras de videovigilancia para circuitos cerrados de televisión (CCTV) pueden ser clave para identificar al ladrón y sus intenciones. También sirven el mismo modo que para cualquier otro delito a veces son determinantes como prueba.

En este mercado, la cámara domo es un excelente elemento de disuasión frente a los delincuentes.Su instalación es sencilla y puedes elegir entre varios modelos en función de tus necesidades y de tus gustos.

Porque las cámaras domo tienen también la particularidad de cuidar el diseño. Por eso, son especialmente populares para instalarse en lugares cerrados. Son discretas y elegantes. Te contamos todo sobre este tipo de cámara y sus principales utilidades.

¿Qué es una cámara domo?

Una cámara de seguridad tipo domo es un modelo ideal para instalar en techos o paredes con características muy concretas: su diseño es redondo u ovalado (con forma de domo o cúpula, de ahí su nombre).

Están parcialmente cubiertas con cristales opacos que imposibilitan conocer el enfoque de las mismas o si están o no activas en un momento determinado.

La cámara domo es una de las más comunes en las instalaciones de CCTV actuales, en casas, recintos, empresas y otros lugares con un sistema de alarmas integrado. Junto a la cámara tipo bullet, son las dos clases de cámaras más utilizadas actualmente.

En el caso de la cámara de tipo bullet, normalmente se usa más en exteriores, por su resistencia a las inclemencias del tiempo y el uso de infrarrojos para grabación nocturna. Además, las cámaras bullet suelen apuntar un ángulo concreto.

Por su parte, las cámaras domo se suelen instalar en el interior por su elegancia, sobriedad y discreción. Son redondas y pequeñas, de manera que a veces ni reparas en su presencia.

Sin embargo, a pesar de ser tan pequeñas tienen múltiples funcionalidades y son especialmente propicias para habitaciones o lugares cerrado.

Esto es así porque su ángulo de grabación es mayor y cubre más espacio (es decir, en términos fotográficos, estarían más cerca del gran angular que las bullet).

Aunque los dos tipos de cámara son fáciles de instalar y muy adecuados para el control completo, la cámara domo cuenta con algunas ventajas que la convierten en la más popular del mercado. Te explicamos por qué.

¿Qué ventajas tiene la cámara domo?

Las cámaras tipo domo tienen algunas ventajas que las convierten en habituales en empresas y negocios.

Son pequeñas y discretas

Cuando queremos proteger una casa o una empresa, la seguridad es un factor fundamental y la elección del sistema de cámaras con más garantías debe darse por descontado, pero la máxima seguridad y calidad no está reñida con el diseño y el buen gusto.

Las cámaras domo presentan un diseño exquisitamente hecho para pasar inadvertidas y mezclarse con el entorno. Se adaptan tan bien a interiores que casi pasan desapercibidas.

Por eso, son la principal elección en interiores: comercios, negocios, empresas, hoteles, bancos… Son muchos y muy variados los lugares que utilizan las cámaras domo como su sistema de videovigilancia.

Son un elemento disuasorio clave

La cámara de seguridad, sea domo o no, siempre tiene una función disuasoria fundamental que evita muchos eventos indeseados. Y en este caso, hablamos de una protección que sobrepasa la media de adaptación y flexibilidad.

Estén encendidas o apagadas, y en casi cualquier lugar, puedes instalar una cámara domo y conseguirás que un ladrón tenga en cuenta que sobre su cabeza hay un ojo que le vigila, sin saber muy bien ni que posición está grabando ni siquiera si está encendida.

Además, su instalación en cualquier sitio da pistas al ladrón sobre la alta probabilidad de que exista todo un circuito de cámaras, lo que reforzará esa capacidad disuasoria de la instalación.

Son muy discretas

Las cámaras domo tienen otra ventaja añadida interesante: desde fuera no se puede saber hacia dónde están grabando, si lo están haciendo y cuál es su capacidad. Es decir, el ladrón se encuentra con estos elementos, pero no conoce hasta qué punto puede estar siendo vigilado.

Al contar con un cristal opaco que cubre el domo no se puede observar el interior de la cámara con facilidad, lo que las convierte en un tipo dispositivo ideal para la vigilancia de comercios, frente a los hurtos o robos de objetos expuestos en una tienda.

Instalación en techos y movimiento rotatorio de hasta 360 grados

Otra ventaja de las cámaras domo es que pueden rotar hasta 360 grados. Esto las hace instalables en techos para cubrir toda la superficie de una habitación.

Son cámaras ideales para su instalación en espacios interiores no muy grandes . Puedes colocarla en el techo y en la pared, aunque es más cómodo y recomendable en la primera.

¿Qué es mejor una cámara domo o una cámara bullet?

No hay que confundir la cámara domo con la cámara bullet; cada una tiene sus características propias. Lo mejor es que escojas la que más se ajuste a tus necesidades en función del uso y el lugar que quieras proteger.

En el caso de un interior, si el lugar no es muy grande y quieres cuidar el entorno y la decoración, posiblemente la cámara domo sea la más adecuada. Sin embargo, en un interior como un garaje, amplio o muy largo, es posible que sea más útil una cámara bullet.

Como siempre decimos, hay que adaptar siempre la compra de cualquier elemento de seguridad a las necesidades específicas del lugar o los objetos que queramos proteger.

Ahora que ya conoces las ventajas de cada modelo de cámara, tanto la domo como la bullet, piensa dónde vas a instalar el sistema de cámaras y analiza qué tipo te va a dar más prestaciones y facilidades.

Además de estas cámaras, puedes echar un vistazo a todos los demás dispositivos de seguridad que te ofrecemos desde HomeGO para completar la protección de tu casa. Entra en nuestra web o llama al 900 822 500 e infórmate.