La seguridad es una de las cuestiones más importantes de la vida cotidiana, especialmente si vives en grandes ciudades. Las comunidades grandes de vecinos, suelen contar con administradores que se encargan de gestionar todos los temas relacionados con la vigilancia.

No obstante, la última palabra la tienen siempre los vecinos, que podrán votar en junta tanto la necesidad de contratar o despedir a un vigilante como la de cambiar de personal.

Por otro lado, si la comunidad no cuenta con administrador, algo que no es obligatorio, serán los propios vecinos los que se encarguen de todo, delegando normalmente en el presidente.

En el caso de una empresa, por supuesto son los responsables de esta (director o administrador), los encargados de lidiar con las cuestiones relacionadas con la contratación de personal de seguridad.

Cómo contratar a un vigilante de seguridad

Desgraciadamente, los robos en empresas y comunidades están a la orden del día. Por ese motivo, muchos se plantean la posibilidad de contratar vigilantes de seguridad, tanto por el día como por la noche.

Lo que la mayoría desconoce, es que hay una normativa legal respecto a la contratación de estos trabajadores.Ante todo, es muy importante no confundir nunca las labores de seguridad con las de un conserje.

Este último, es un empleado encargado de realizar labores de mantenimiento. Vigila la entrada y salida del edificio pero en ningún caso está autorizada a llevar a cabo ninguna tarea relacionada con la seguridad. Esto último corresponde a los vigilantes con certificación.

Todo lo relativo a la prestación de servicios de seguridad esta recogido en la Ley 5/2014 de Seguridad Privada. Según esta, “Los servicios de seguridad privada se prestarán únicamente por empresas de seguridad privada, despachos de detectives y personal de seguridad privada”.

El certificado es imprescindible para cualquier personal de seguridad. Los requisitos para la certificación incluyen: ser mayor de edad, tener nacionalidad de algún estado miembro de la UE, aptitud física y capacidad psíquica para el desempeño de las funciones, entre otras.

Para contratar a un vigilante de seguridad, hay que hacerlo a través de una empresa especializada en seguridad. Estas compañías se encargan de intermediar y comprobar que la persona disponga de la certificación necesaria para ofrecer esa clase de servicios. Además, se encargan de actualizar constantemente su formación para el desempeño de sus funciones.

Por lo tanto, si estás buscando este tipo de servicio para tu comunidad o empresa, lo mejor que puedes hacer es contactar con una empresa y solicitar el servicio de vigilancia.

Requisitos que debe reunir un vigilante de seguridad

Aunque la empresa es la encargada de gestionar la contratación y servicios del vigilante, ya comentábamos al principio que la decisión final recae en la comunidad de vecinos o, en su defecto, la empresa que esté contratando el servicio. Por ese motivo, conviene que estés al tanto de cuáles son los requisitos que debe reunir la persona adecuada para el puesto.

Certificación homologada y experiencia

La empresa de seguridad será la encargada de verificar que el vigilante dispone de la titulación necesaria para ejercer.

Por otro lado, como sucede en otros muchos empleos, la experiencia es un grado, por lo que tratándose de tu seguridad es probable que prefieras comprobar cuál es la del trabajador.

Habilidad comunicativa

Con mucha frecuencia, los vigilantes de seguridad se ven obligados a lidiar con situaciones desafortunadas, especialmente con gente que no se comporta como es debido.

En estos casos, para evitar conflictos mayores, es importante que estos tengan habilidad comunicativa y traten de resolver la situación por la vía diplomática antes de tener que intervenir físicamente.

Sentido común

Aunque parezca algo obvio, un vigilante de seguridad debe resolver cualquier situación que se le presente usando el sentido común. Muchas veces no tendrá margen para preguntar a un superior cómo debe proceder. Por eso destacamos este punto.

Capacidad de reacción

Las situaciones conflictivas a menudo se dan la vuelta en cuestión de segundos, sobre todo si el vigilante está lidiando con una persona inestable que está causando problemas.

En estos momentos, debe saber reaccionar de forma correcta y, sobre todo, rápida, ya que cualquier descuido puede poner en peligro la seguridad de las personas que se encuentren allí.

Cortesía y empatía

Es primordial que la persona que contrates sea empática y cortés, especialmente para tratar con los vecinos o trabajadores de la empresa en la que se encuentre. Estos a menudo acudan al vigilante para pedirle ayuda, y este debe saber responder.

Capacidad de observar y analizar

El peligro puede estar donde menos te lo esperas, por lo que un vigilante de seguridad debe mantener los ojos bien abiertos ante cualquier situación, sea o no sospechosa. Si lo hace correctamente, podrá evitar situaciones peligrosas.

Consejos antes de contratar a un vigilante de seguridad

Antes de decidirte por una empresa o vigilante en concreto, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Compara precios: Desde luego, no podemos dejar de lado el tema del precio. Puedes hacer un ranking de empresas y si la primera se escapa a tu presupuesto, prueba con la segunda, la tercera y así, sucesivamente.

  • Ten en cuenta estas recomendaciones y no tendrás problema alguno a la hora de encontrar el mejor vigilante de seguridad para tu comunidad. Si necesitas cualquier otro consejo, no dudes en contactar con HomeGO. Estaremos a tu completa disposición en nuestra web o en el teléfono 900 822 550.