Los accesos a una vivienda o a un negocio son las partes más sensibles en términos de seguridad. A través de puertas y ventanas se producen la gran mayoría de robos y accesos ilegales en la propiedad.

Por eso, contar con ventanas antirrobo y puertas acorazadas es altamente recomendable. Sobre todo cuando hablamos de locales, empresas y negocios que requieren alta protección, además de seguir todas las medidas y consejos de seguridad.

En este caso vamos a ir un paso más allá. Nos vamos a centrar en un componente fundamental de las puertas de acceso a un negocio: las cerraduras. Su diseño y prestaciones se han desarrollado notablemente en las últimas décadas, algo que ha reforzado su seguridad.

Hoy en día puedes encontrar numerosas cerraduras para tu negocio, de diferentes características y precios.

En este post te vamos a explicar los principales tipos de cerraduras que puedes utilizar y por qué son más o menos recomendables cuando hablamos de seguridad.

¿Cuál es el tipo de cerradura más seguro para mi negocio?

Las cerraduras de puertas para una oficina o un local pueden ser de diversa índole y es importante conocerlas todas antes de decidir qué tipo de cerradura instalar en el acceso a tu negocio. Además del coste económico hay que valorar la seguridad que ofrece cada una.

Los ladrones, como sabes, aprenden técnicas para allanar tiendas, locales y negocios y, en la mayoría de los casos, implican forzar la cerradura. ¿Cuántos tipos de cerraduras existen y, sobre todo, cuántos están a prueba de robos?

Ninguna cerradura te puede dar una garantía antirrobo absoluta, eso es así. Aun así algunos tipos convierten las puertas de un negocio en un acceso verdaderamente difícil de penetrar, incluso para los ladrones más avezados y experimentados.

Concretamente, la clave para sellar la entrada a tu local está en una buena puerta acorazada que incluya una cerradura antibumping, es decir, un sistema que limita la posibilidad de forzar su interior.

El bumping se conoce como una práctica muy utilizada por ladrones que, para acceder a un negocio, solo tienen que introducir una llave y, a través de un objeto contundente o un martillo, empujarla, introducirla y moverla forzando la cerradura en su interior.

De esta manera, con otra llave u otro objeto consiguen hacer ceder las vueltas de cerradura que se hayan dado y, por lo tanto, consiguen abrir la puerta. Un método que, con permiso del propietario, en ocasiones se ve obligado a seguir un cerrajero.

Ante esta práctica tan extendida, la solución más eficiente es adquirir una cerradura antibumping que dificulte esta posibilidad. A través de una estructura de la cerradura diferente o un límite, los ladrones no podrán acceder a tu vivienda.

¿Qué tipos de cerraduras existen?

Teniendo en cuenta que una cerradura antibumping instalada en una puerta acorazada es posiblemente la cerradura más segura a la que pueda aspirar tu negocio, es clave conocer los tipos de cerradura existentes en el mercado.

En función de las características de tu negocio, el presupuesto y las necesidades de seguridad, se puede optar por uno u otro tipo de cerradura.

Aun así, no olvides cambiarla cada cierto tiempo, especialmente si la encuentras dañada o deteriorada. ¡El buen estado de la cerradura es clave!

Además de su seguridad, son cómodas porque permiten deshacerse de la llave y, de paso, eliminar un vector de riesgo (de pérdida, de robo, etc.).

Este tipo de cerradura puede funcionar a través de un código de seguridad, de una tarjeta (como sucede especialmente en los hoteles) e incluso a través de la biometría.

Es uno de los modos de apertura más seguros y que más está creciendo en los últimos tiempos.

Por último, hay que destacar que actualmente ya existen en el mercado cerraduras inteligentes, que tienen wifi incorporado y permiten alcanzar un control absoluto de la cerradura y la puerta de cualquier negocio.

Se pueden conectar a dispositivos y a inteligencias artificiales como Google Home, lo que te permite abrir y cerrar la puerta de tu negocio de manera remota y recibir notificaciones sobre todos los movimientos (aperturas o cierres) que se produzcan.

Este tipo de cerradura ofrece las principales funcionalidades de apertura en remoto, control de cerradura para asegurarse de que hemos cerrado bien la puerta, bloqueo a través de la app, códigos de acceso, etc.

Junto a las cerraduras con acceso biométrico se están haciendo poco a poco con el mercado, por su seguridad e integridad. Eso sí, su precio aumenta notablemente.

Por ello, entre todos los tipos de cerraduras y opciones disponibles para tu negocio, puedes elegir el que más se adapte a tus necesidades teniendo siempre en cuenta las recomendaciones que te hemos explicado.

Además de las cerraduras, que son una gran herramienta para evitar que intrusos accedan a tu hogar, existen otros dispositivos de seguridad que te ayudarán a alcanzar un alto nivel de protección en tu casa.

En HomeGO disponemos de varios productos de este estilo, entra en nuestra web o llama al 900 822 500 y deja que te informemos.