Las salidas de emergencia son elementos que deben incorporarse en cualquier edificio cerrado, como medida de seguridad.

Su localización no es casual ni se decide a la ligera, ya que el objetivo es proporcionar una vía de escape rápida y segura en caso de peligros como, por ejemplo, un incendio. Se trata de facilitar un acceso al exterior para poder evacuar rápidamente un edificio.

Así como la ubicación no se escoge al azar, también debes contar con un cuidadoso mantenimiento constante que asegure que su apertura no está dañada y cumplir una serie de normas de señalización.

Estas, están reguladas en el Real Decreto 485/1997, modificado en 2015, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo.

Esto es todo lo que necesitas saber sobre las salidas de emergencia.

Tipos de puertas de emergencia

Habilitar salidas de emergencia es algo obligatorio en todos los edificios cerrados, sean públicos o privados.

Ya se trate de construcciones de oficinas, colegios, institutos, hospitales, etc., todos deben contar con una alternativa que permita evacuar el edificio de forma rápida y eficaz.

Seguramente hayas visto los carteles que señalizan una salida de emergencia en infinidad de ocasiones, pero, ¿sabrías reconocerlos? Y, en caso de incendio o alarma de cualquier tipo, ¿sabrías cómo utilizarla de la forma correcta?

Antes de nada, debes saber que las puertas de emergencia son solo uno de los elementos de las salidas de emergencia, y existen fundamentalmente 2 tipos: los cortafuegos y las salidas. Es importante saber distinguir ambas:

Puertas de emergencia contra el fuego

Los cortafuegos son puertas interiores resistentes al fuego, que sirven para reducir la propagación de un incendio en un edificio.

Funcionan como barrera para evitar así que el incendio pase de una estancia a otra y no se extienda por la totalidad del edificio. Deben permanecer cerradas en todo momento.

Salidas de emergencia

En este caso, hablamos de puertas exteriores que sirven para la evacuación. Deben colocarse en puntos estratégicos y abrirse en caso de alarma para poder organizar de forma ordenada la evacuación de las personas que estén en el interior del edificio.

Es importante no correr hacia ellas ni intentar salir antes que los demás, ya que podría bloquearse el acceso y dificultar la evacuación.

Normativa para ubicar las salidas de emergencia

Las salidas de emergencia cuentan con 3 elementos. El primero de ellos, que ya hemos mencionado, es la puerta de emergencia o salida, que debe cumplir con una serie de normas.

Su mecanismo de apertura tendrá que ser sencillo, así que se abrirá empujando hacia el frente o hacia abajo. La dirección de apertura debe ser la misma para facilitar la salida.

Las puertas de emergencia no pueden, en ningún caso, tener cerradura interior. Sobre sus medidas, también existe un estándar que debe cumplirse.

El alto de la puerta será de un mínimo de 2,03 metros y el ancho de 0,9 metros para un máximo de 100 personas. Por cada 100 personas más que se calculen, se incrementará el ancho en 60 centímetros.

Otro de los elementos de una salida de emergencia es el acceso a la salida, es decir, el camino que conduce hasta la puerta. En todo caso, tiene que ser un camino completamente despejado y bien protegido.

Por lo tanto, es conveniente que al inicio de este acceso haya una puerta cortafuegos que impida la propagación en caso de incendio.

El tercer elemento es la descarga de evacuación, concretamente el camino hacia el que conduce la salida de emergencia y que debe desembocar en una zona exterior.

Puede tratarse de la calle, de una zona de refugio (por ejemplo, un aparcamiento) o cualquier espacio abierto que se encuentre dentro de las instalaciones.

En lo referente a la ubicación exacta de las salidas, la conclusión es que deben tener una ruta totalmente despejada, sin ningún tipo de obstáculo, y que dé acceso al exterior, por lo que tendrán que situarse en los extremos de las construcciones.

¿Cuántas salidas de emergencia debe tener un edificio?

Ya hemos indicado que, las puertas de emergencia, tendrán que estar completamente protegidas del fuego, y situarse en una ruta que no tenga ningún tipo de obstáculo.

Además, se colocarán en los extremos de las construcciones para tener salida directa a un espacio exterior, forme o no parte del edificio.

En cuanto al número de salidas de emergencia, se trata de algo que depende enteramente del tamaño del edificio. Cada planta, no obstante, tiene que contar con un mínimo de dos puertas de emergencia. De este modo, en función de la altura, habrá más o menos salidas de emergencia.

Señalización de las salidas de emergencia

La cuestión de la señalización también se recoge a nivel legislativo. Las señales son un elemento clave de la seguridad. De su eficacia depende que la evacuación se pueda llevar a cabo de manera ordenada y sin incidentes, para que todo el mundo pueda ponerse a salvo.

A la hora, por tanto, de señalar dónde se encuentra una salida de emergencia, la visibilidad es lo principal. Al menos en España, la normativa exige que el cartel tenga un fondo de color verde sobre el que se encontrarán las figuras de color blanco.

Obligatoriamente tendrá que aparecer el dibujo que indique “salida de emergencia” y se indicará la dirección que hay que seguir.

En todo momento, estos carteles tienen que permanecer iluminados, por lo que tendrán que incorporar un sistema que los mantenga encendidos en caso de sufrir cualquier tipo de apagón.

Como veníamos diciendo, una de las cosas que nos indican los carteles es la dirección en la que se encuentra la salida de emergencia, lo que quiere decir que podremos encontrar varios de estos a lo largo y ancho de los edificios.

El objetivo es que, desde cualquier punto de la construcción, una persona pueda hallar la puerta de emergencia.

La altura máxima de la colocación de un cartel no puede superar nunca los 2,20 metros, y tiene que ser legible desde una distancia mínima de 20 metros.

Como ves, un elemento tan "simple" como una puerta, es clave para garantizar la seguridad de todos en caso de emergencia. Además, otros aparatos como los detectores de humos son vitales para actuar cuanto antes.

Muchos de estos dispositivos puedes instalarlos también en tu hogar para sentirte igual de seguro. Desde HomeGo estaremos encantados de informarte acerca de todos nuestros productos de seguridad por teléfono llamando al 900 822 500 o a través de nuestra web.